El salario gana poder de compra de inmuebles.

Durante 2016 los salarios en promedio crecieron más que los precios inmobiliarios mejorando su capacidad adquisitiva en m2. El esfuerzo salarial actual para la compra de una unidad de dos ambientes es el menor desde 2012

La distancia entre los valores de los departamentos y el ingreso que percibe un asalariado medio registrado en la ciudad de Buenos Aires, se redujo durante este año.
La capacidad de compra del salario con relación al valor del m2 mejoró con relación a la que ostentaba a fin del año pasado en un 29,1 %.
Los datos elaborados por Reporte Inmobiliario surgen de cruzar los valores promedios de unidades estándar usadas de 2 ambientes de 45 m2 de superficie total con un salario medio registrado de la ciudad de Buenos Aires (1).
La razón de la mejoría radica en que el incremento de los valores de los departamentos usados en la ciudad, del orden del 5 % en dólares más la evolución del tipo de cambio con relación a la cotización del dólar marginal del año anterior, resultó menor medido en pesos que el incremento de los salarios promedios de la ciudad. El aumento en pesos del m2 promedió el 18,5 % frente a paritarias que en general se incrementaron a lo largo del año por encima del 30 %.


Actualmente con un salario medio registrado de la ciudad del orden de los $ 23.836* se podría adquirir un poco más de medio metro cuadrado (0,53 m2) de departamento usado en Recoleta, mientras que en Parque Patricios la capacidad de compra aumenta hasta 0,88 m2. 
Si se toma el promedio de los 6 barrios analizados el poder adquisitivo del salario es de 0,71 m2 , mientras que el año pasado se podía comprar sólo 0,55 m2, por lo que en promedio la mejora experimentada con relación al 2015 representa un 29,1 %.


A fines de este 2016 para comprar un m2 en Palermo hacen falta 1,83 sueldos mientras que el año anterior se necesitaban más de dos (2,05). Actualmente en Caballito se deben destinar 1,4 salarios y en Flores 1,27.




La mejora del poder adquisitivo de metros cuadrados resulta un dato auspicioso. La relación de años de salario promedio que insume la compra de una vivienda se encuentra en línea con la de países desarrollados y hasta incluso es menor, pero la gran diferencia estriba en la posibilidad de financiación hipotecaria, la cual es normal y más accesible para un trabajador medio que la ofrecida en el sistema financiero argentino.
En este sentido, sin duda en las líneas de crédito hipotecario ajustables que poco a poco empiezan a tomar impulso en Argentina se encuentra la clave para lograr mejorar la accesibilidad a la compra de la vivienda.
© ReporteInmobiliario.com, 2003-2016, viernes 16 de diciembre de 2016 

Comentarios

Entradas populares