Se deben destinar casi 4 alquileres para pagar la cuota mensual de un crédito hipotecario

Actualmente la cuota de una hipoteca por el 75 % del valor de la propiedad insume entre 3,4 y 4.1 meses de alquileres de la misma propiedad. La tasa de interés aplicada sigue haciendo imposible calificar a la compra de la primera vivienda a un asalariado medio.


De acuerdo a la línea del Banco Ciudad de Buenos Aires a tasa combinada a 20 años, el valor de la cuota de un departamento usado standard de 45 m2 totales en Parque Patricios asciende a $ 14.827, mientras que el valor del alquiler de esa propiedad se ubica en el orden de los $ 4.300 mensuales. Más al norte de la ciudad, en Recoleta, uno de los barrios más caros de la ciudad de Buenos Aires, para alquilar una unidad usada de esas características hay que considerar un canon locativo de alrededor de los $ 6.000, lo que equivale al 25,35 % de la cuota que habría que afrontar por el crédito del 75% del monto necesario para comprar ese departamento, ya que la hipoteca demandaría un pago mensual de $ 23.668.


Si bien la cuota actual de una hipoteca sigue siendo imposible de pagar para un asalariado medio y aún incluso poco conveniente desde el punto de vista racional aunque se tengan los recursos si se lo compara con el alquiler, el esfuerzo salarial nominal para la compra de la unidad se redujo. Así actualmente para comprar un departamento usado de 45 metros cuadrados totales en Caballito, sin ningún tipo de amenitie deben emplearse casi 77 sueldos íntegros, lo que equivale a 6,4 años de salarios. Esa proporción a mediados del año pasado era de 79,7 y 6,6 respectivamente.

En la escala más baja de las ubicaciones tomadas para este estudio, en el barrio de Parque Patricios el número de salarios promedio registrados que insume la compra del departamento es de 63.9 lo que representarían 5,3 años de ingresos. Por otra parte, en la localización más cara para ese tipo de departamento, dentro de Recoleta, se deberían destinar 102.1 salarios medios, equivalentes a 8,5 años de ingresos.


Como puede apreciarse, desde hace años, el único mecanismo para inaugurar el primer hogar es el del alquiler de la vivienda. El nivel de ingresos de un asalariado medio o incluso de una pareja que sumen sus sueldos no alcanza para calificar a un crédito hipotecario. Esta situación, engrosa año tras año el número de inquilinos mientras la oferta de viviendas en alquiler comienza a dar síntomas de agotamiento en determinadas localizaciones.




Como insistimos reiteradamente desde hace ya más de 12 años, es necesaria una política de vivienda concreta, realista y sustentable a largo plazo, dentro de la cual una de las piezas fundamentales es el crédito hipotecario actuando como instrumento válido para la compra de la primer vivienda, como impulsor del recambio y mejora para quien ya la tiene y como válvula de descompresión del mercado de alquileres.
Sería deseable y saludable que, de acuerdo a lo prometido por el nuevo gobierno, dentro de los próximos meses se pongan en marcha medidas que comiencen, por fin, a abrir las ventanillas de los bancos al crédito hipotecario.
© ReporteInmobiliario.com, 2003-2016, lunes 15 de febrero de 2016 


Comentarios

Entradas populares